ediciones originales
información autores serigrafía grabado fotografía libros múltiples audio contactar


Santiago Sierra
Presos políticos en la España contemporánea

 

El recurso universal a la institución penitenciaria es en sí mismo un indicador del fracaso y la impotencia de las
sociedades para construir un ámbito de convivencia saludable que respete la soberanía personal. La presencia de
presos políticos dentro de las cárceles constituye además la piedra de toque que desacredita a cualquier gobierno
que pretenda definirse como democrático. En consecuencia, ningún gobierno admite su existencia, camuflándola
con tipos penales tales como atentado contra el orden público, enaltecimiento del terrorismo, rebelión, etc.
El estado español no es una excepción. Cuando en 2016 el dirigente abertzale Arnaldo Otegui se calificó a sí
mismo como “preso político”, tras cumplir varios años de condena, el ministro de Justicia Rafael Catalá declaró
de inmediato que “en una democracia no hay presos políticos” y que en España “no los hay desde hace muchos
años”. No obstante, una mirada superficial sobre el panorama carcelario español permite identificar a numerosas
personas que han sido condenadas por sus ideas, en particular en los ámbitos abertzale y anarquista, aunque no
exclusivamente.

El criterio para definir a un preso como político no está claro en cualquier caso, ni es compartido por todo el
mundo. En España este criterio ha sido aún más confuso, debido a la tradición franquista y a la prolongación de
los conflictos nacionalistas después de la Transición, que ha generado un contexto desde el que prácticamente
cualquier actividad (ejercicio de las libertades de expresión y reunión, militancia en organizaciones revolucionarias,
lucha por los derechos de las personas presas, etc.) puede ser catalogada como delito de “terrorismo”. La
aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida significativamente como “Ley Mordaza”, ha ampliado
enormemente los supuestos de delito hasta abarcar las opiniones y los actos de desobediencia como, por ejemplo
los intentos de paralizar colectivamente los desahucios.

Lo que proponemos a través de esta serie que hemos ido publicando durante el pasado año es visibilizar la existencia
de tales presos políticos en el estado español, a pesar de lo que se sostiene institucionalmente. Sin focalizar
ninguna ideología en concreto, pues se trata de demostrar que los presos políticos españoles contemporáneos
abarcan un amplio espectro de posiciones políticas especialmente de izquierdas, pero con un criterio de selección
muy claro: personas encarceladas por tratar de hacer públicas y efectivas sus ideas sin recurrir a violencia de
ningún tipo. Seguramente no estarán todos los que son, pero a través de esta selección de ejemplos muy claros
queremos dejar constancia de su existencia y denunciar no solo las leyes caducas y su aplicación torcida, sino
sobre todo la alienación social que permite y justifica esta realidad y mira hacia otro lado.

Idioma: castellano
Número de páginas: 24
Tamaño: 34 x 49 cm
Color : blanco y negro
Impresión: offset
Encuadernación: plegado
Edición: 1000 ejemplares sin firmar ni numerar
Editor : El garaje ediciones. Madrid
Año de edición: 2018

PVP: 10 euros

 Volver